Filtración de datos de tarjetas bancarias y no bancarias

Sr. Director,

 

Frente a la reciente filtración de datos de tarjetas de crédito y débito de entidades bancarias y no bancarias, que según cifras preliminares afectó a más de 40 mil clientes en Chile, surge la pregunta sobre cómo las organizaciones pueden prevenir y/o evitar daños a su infraestructura tecnológica que se traduzcan en el robo de datos e información relevante de su negocio.

Hoy la información es uno de los activos más importantes que tiene una compañía. No hay que olvidar que vivimos en la era de la información. Por ende, ser víctima de la sustracción o filtración de datos claves puede traducirse no sólo en desprestigio y pérdida de confianza en el mercado, sino que incluso en el cese de las operaciones o quiebra de una empresa.

Es por ello que, junto con invertir en tecnología de seguridad informática de punta, se hace necesario que las organizaciones establezcan como estrategia corporativa la seguridad de la información o ciberseguridad como un pilar fundamental, definiendo desde el primer día los derechos y privilegios de acceso a la información que tendrán tanto colaboradores como proveedores.

Es decir, una compañía debe tener muy bien reglamentado el tipo de información a la que puede acceder cada uno de sus integrantes, según su cargo, responsabilidad y área a la que pertenezca, entre otros criterios. Asimismo, mientras más sensible o crítica sea esa información mayor debe ser su protección y más reducido tiene que ser el número de colaboradores que tenga acceso a ella.

Atte.,

 

Francisco Fernández

Gerente General de AVANTIC

VER DIARIO